¿Realmente necesitamos las monedas de hoy? por El Proyecto Helenio

Estado de Corinto

Ningún decreto del gobierno tendrá un valor más alto que un contrato inteligente respaldado por el consenso de las personas. Es un hecho que las monedas fiduciarias NO PUEDEN impulsar más a la humanidad. La moneda como estándar le cuesta a la humanidad DEMASIADO para mantenerla. Crea más problemas de los que resuelve. Lo único a lo que se puede aferrar esta práctica son nuestras propias ideas institucionalizadas. ¿Alguien ha calculado cuánto nos está costando a todos mantener este “estándar” posterior a 1972?

Los contratos inteligentes, por otro lado, se pueden expresar fácilmente en un estándar sin costo, siempre que todos estemos de acuerdo en eso. Al expresarse en estas criptomonedas, se liberarán de la esclavitud de los pseudoestándares y podrán reemplazar a todos los fiduciarios. El comercio global basado en criptomonedas será mucho más barato y seguro que no tendrán ninguna posibilidad. Tenemos una oportunidad en 5000 (años) para crear este nuevo estándar en el que se basarán los contratos inteligentes. No es necesario que sea de oro o plata. Lo sabemos mejor ahora. Ya contamos con la infraestructura de sistemas de compensación de bajo costo, que son de todos y de nadie, para procesar estos contratos.

¿Cómo puede eso convertirse en una realidad?

Es realmente simple. La mayoría de nosotros tendrá que ponerse de acuerdo sobre un estándar universal y valorar todo en su contra, incluido el valor relativo de todos los tokens y criptomonedas basados ​​en contratos inteligentes existentes o futuros y, por supuesto, todas las monedas existentes. El consenso universal siempre será un enfoque más democrático que cualquier decreto emitido por el gobierno o cualquier evaluación del “mercado”. Tenemos la tecnología para hacerlo. Será necesario crear nuevas formas de cambio de divisas para dar cabida a este compromiso. Esta tal vez sea una oportunidad para expandir su uso para medir constantemente de manera imparcial la producción total de la humanidad y mantener un registro de nuestros activos totales. Los Bancos Centrales serán bienvenidos a desempeñar el papel que buscan en esta nueva realidad.

“…La moneda digital del banco central pasaría por alto el sector financiero y emitiría dinero a los usuarios finales directamente a través del balance del banco central. De manera similar al efectivo, el dinero digital constituiría un pasivo del banco central. En lugar de ser el banco de los bancos, el banco central se convertiría en el “banco del pueblo” o “para el pueblo”…” Mojmír Hampl, Vicegobernador del Banco Nacional Checo 11 de julio de 2017

La volatilidad de los precios y el resto de “síntomas” desaparecerán. El suministro limitado no será un problema, ya que el valor almacenado en cada criptomoneda se puede agregar al resto desde el momento en que acordamos que cada una satisface una necesidad social diferente (es decir, Ethereum y Filecoin o el próximo Hellenium) en antítesis con las monedas fiduciarias que todos servir a uno monolítico. En otras palabras, solo importará el suministro total de TODAS las criptomonedas más las monedas fiduciarias y no cada una de ellas. La escasez perderá su significado en relación con cualquier moneda y será reemplazada por su utilidad.

Las monedas existentes desaparecerán gradualmente, una tras otra, cuando no se utilicen y sus valores almacenados migrarán a las nuevas criptomonedas para crear un nuevo equilibrio global de valores. Los nuevos contratos inteligentes basados ​​en criptomonedas y precios de tokens, libres de especulación y manipulación, fluctuarán solo en función del valor relativo que agreguen a la humanidad de acuerdo con el nuevo marco estándar o incluso pueden permanecer estables si decidimos hacerlo. ¿Realmente necesitamos inflación en este nuevo mundo?

Repitamos lo que hicieron los antiguos griegos cuando crearon el concepto de “dinero” como medio para racionalizar los valores. Racionalicemos de nuevo. Las monedas basadas en plata reemplazaron todos los demás estándares en la antigüedad por el libre albedrío de las personas, los comerciantes que las usaban en el Mediterráneo y el mar Negro, no por decreto de ninguna ciudad-estado específica. Construyamos un estándar que pueda durar hasta que no se necesite más dinero, un estándar que no nos cueste nada usarlo, que nadie pueda abusar, manipular su valor o beneficiarse de él.

Primero doy mi voto. Propongo el Equivalente al Esfuerzo Humano como este estándar universal para todas las criptomonedas. Déjame «acuñarlo» como H2E.

¿Alguna otra proposición?

A %d blogueros les gusta esto: