Entrevistamos a Jori Armbruster; CEO de EthicHub

EthicHub es una startup española reconocida a nivel nacional e internacional que apuesta por crear un ecosistema colaborativo, basado en la economía real y productiva.

El objetivo principal de esta exitosa start up es conectar a grupos de pequeños agricultores desbancarizados con la financiación internacional, a tipos mucho más baratos y accesibles, imprescindible para trabajar sus tierras y vender sus cosechas en mercados internacionales.

El propósito es tratar de mejorar el nivel de vida de estos pequeños agricultores a través del incremento de su productividad y de una cadena de suministros mas justa y equitativa. De esta forma, contribuyen a que puedan romper el círculo de la pobreza que les atenaza y que puedan desarrollarse social y económicamente.  

EthicHub hace uso de la tecnología blockchain aplicada a la inclusión financiera con impacto. Gracias a los sistemas P2P y smart contracts ponen en contacto directamente a los agricultores que necesitan crédito y a los inversores que quieren ver crecer su rentabilidad, generando además un impacto positivo.

Hoy entrevistamos al CEO de este innovador proyecto Jori Armbruster para conocer su historia en profundidad y para analizar cómo hacen uso de la tecnología blockchain.

¿Cuándo y por qué empieza la historia de EthicHub?

Yo soy medio español, medio mexicano y vivo a caballo de estos dos mundos. Siempre me ha llamado mucho la atención la diferencia del coste del dinero en estos dos mundos. Lo relativamente sencillo y barato que es encontrar financiación en uno y lo caro y complicado que resulta en el otro. Un problema que se agudizaba extraordinariamente en aquellas personas que no tenían acceso a los servicios financieros tradicionales.

Personas trabajadoras, con una actividad rentable pero que eran incapaces de desarrollarse social y económicamente porque todo el esfuerzo de su trabajo iba dirigida a pagar unos intereses altísimos por los préstamos que solicitaban en efectivo, con tipos de interés por encima del 100% anual. Y con esta idea en la cabeza descubrí la tecnología Blockchain y las inmensas posibilidades de las criptomonedas,  vislumbrando entonces la solución; crear un puente tecnológico entre estos dos mundos y crear un ecosistema colaborativo donde todos podamos ganar con la colaboración y beneficio mutuo. Eso es EthicHub.

¿Cuántas personas estuvieron en los inicios de EthicHub y cuántos empleados hay en la actualidad?

Pues la verdad es que hemos tenido mucha suerte porque desde los comienzos logramos juntar un equipo de gente muy válida y comprometida con una misma visión y un propósito compartido. A día de hoy, permanece casi inalterable ese primer núcleo original con el que dimos los primeros pasos.

Después hemos tenido la fortuna de ir incorporando nuevas personas de mucho talento al equipo y a día de hoy somos 9 personas trabajando a tiempo completo. Y además tenemos un fabuloso grupo de asesores que se han enamorado del proyecto.

¿Cuáles son los beneficios de confiar en la tecnología blockchain para EthicHub?

Entre otras cosas, Bitcoin nos enseñó que se habían roto las fronteras del dinero y que es posible transmitir valor a través de internet de forma rápida, transparente y prácticamente gratuita. Solo eso abre una puerta extraordinaria a la innovación y a poder repensar nuevos modelos de negocio mucho más colaborativos.

Además, la tecnología tiene otras características inherentes como una transparencia y trazabilidad nunca antes vistas y la posibilidad de eliminar intermediarios o entes centrales que no aportan valor. Si además sumas la ingente cantidad de talento que hay en el mundo trabajando para desarrollar propuestas y aplicaciones creo que tenemos un escenario extraordinario para sentar las bases de una nueva economía

¿Creéis que la pandemia ha afectado positivamente en vuestro proyecto?

Afortunadamente no hemos tenido que lamentar pérdidas personales ni por parte del equipo o por parte de nuestras comunidades de agricultores. Tenemos una mentalidad muy alineada con el concepto de descentralización y en el día a día no nos ha afectado mucho.

Sí que nos afectó -como a todo el mundo- la incertidumbre económica en torno a la pandemia y sus efectos que actuó como un cisne negro en los mercados y muchas divisas se devaluaron un tiempo respecto al dólar estadounidense. Y no fuimos una excepción. 

¿Es cierto que habéis destinado parte del premio que recibisteis en 2020 como co-ganadores de la final mundial del Chivas Venture 2020 a paliar los desajustes económicos que está causando la pandemia?

Sí, si, es verdad. Y además que no tuvimos ninguna duda en actuar así. Nos parecía terriblemente injusto que habiendo cumplido todas las partes con su compromiso, los agricultores pudieran verse afectados o que los usuarios incurrieran en pérdidas por un hecho tan excepcional.

Así que decidimos destinar parte del premio obtenido como co-ganadores del Chivas Venture 2020 a paliar el descalabro de la divisa originada por la pandemia en algunos proyectos puntuales. Y además que que menos podíamos hacer por los ethichubers después de todo el cariño que nos muestran a diario.  

¿Cómo se puede invertir en vuestro proyecto?

Ahora es mucho más sencillo que en nuestros comienzos. Hemos mejorado mucho la experiencia de usuario porque había muchas personas que les gustaba mucho nuestra propuesta pero no eran criptousuarios y ahí teníamos una fricción importante.

Cualquier criptousuario directamente desde su wallet puede financiar un proyecto utilizando xDai, una criptomoneda que guarda la paridad con el dólar estadounidense. Y para los que todavía no son criptousuarios hemos habilitado la posibilidad de invertir directamente en FIAT con tu tarjeta de crédito o débito. Hay distintos proyectos pero el retorno anual estipulado es del 8% en xDai.

¿Qué criptomonedas aceptáis como forma de pago y qué canales recomendáis para hacer las transferencias?

Como te decía, en la plataforma utilizamos xDai. Muy al principio, en una versión alfa utilizábamos ether como criptomoneda, más que nada para prototipar el modelo y ver si lo que estábamos haciendo tenía sentido.

Cuando comprobamos que los agricultores tenían interés, que realizábamos las tranferencias sin inconvenientes y que los agricultores pagaban de vuelta con las condiciones estipuladas, mejoramos la plataforma e incorporamos Dai, una moneda estable que elimina la volatilidad propia del ether.

Y cuándo utilizar Dai se convirtió en problemático por los altos costes de ejecución que sufría Ethereum, pues en un gran trabajo del equipo de desarrollo cambiamos a xDai y así nos ahorramos los altos costes de ejecución que ahora mismo tiene Ethereum. Este ecosistema es tan creativo que ante los problemas que surgen, surgen también las soluciones y hay que estar atentos y ser flexibles para elegir siempre las mejores soluciones para el éxito de la plataforma de Ethichub.

¿Qué beneficios se puede obtener adquiriendo vuestro token Ethix?

Lo lanzamos al final del año pasado y la verdad es que han sido muchos meses de intenso trabajo, de muchas consultas y un montón de borradores. Creo que al final hemos logrado un diseño excepcional que además incorpora lo mejor que ha ido desarrollándose los últimos meses en el ecosistema de Finanzas Descentralizadas- DeFi.

Al final, el token es otra herramienta más que nos otorga el ecosistema para alinear muy bien los intereses de los participantes y para crear esos bucles de incentivos virtuosos que mejoren todo el ecosistema que estamos creando en torno a EthicHub.

Entre otras cosas, el token ethix tiene que dar seguridad a los usuarios de que sus inversiones son seguras, a pesar de posibles eventos catastróficos porque opera dentro de un pool de compensación. El éxito y el crecimiento de EthicHub tendrá que verse también reflejado en el propio token.  

A %d blogueros les gusta esto: